28 feb. 2014

Cómo saber cuál es nuestro propósito en la vida

Cómo saber cuál es nuestro propósito en la vida, cuál es nuestra misión, a qué dedicar nuestro tiempo y esfuerzo. No es fácil y los mitos que toda cultura crea lo hacen todavía más difícil. Cuando vivo la vida como un regalo, no se me ocurre nada mejor que regalarla a su vez, entregarme totalmente a los demás, entregarme a la vida y lo que me ofrece en cada momento. En esos instantes pienso que, puesto que venimos al mundo sin nada y nos vamos sin nada, ¿acaso no sería mejor vivir en esa nada desde el principio hasta el final? Desafortunadamente, la cultura dominante nos invade con imágenes y creencias que nos alejan de una entrega total. Vivimos asentados en el miedo, atados a trabajos delirantes simplemente por miedo a quedarnos sin nada, atemorizados por una posible escasez siempre al acecho. No hay para todos, nos dicen y nos creemos, procurémonos cuanto antes lo que necesitamos y no nos preocupemos de los demás, ellos harán lo mismo. Las luchas de poder, las guerras y conflictos, la acumulación y la miseria, son simples consecuencias de esta máxima. Toda la estructura social de Occidente está recorrida por esta poderosa idea, es necesario acumular, ganar mucho dinero de la forma más rápida posible, sólo así tendremos seguridad, y viviremos felices. Ante una imagen tan poderosa, que atraviesa inexorable las profundidades de nuestro ser, ¿cómo saber cuál es nuestro propósito?, ¿cómo sustraernos a una idea que nos pide con fuerza un trabajo bien remunerado, lo único que nos puede traer seguridad y paz? A mi no me resulta fácil escapar a esta idea, pero si sé que es imprescindible retomar cuanto antes la senda de la abundancia, pues soy consciente de que todo lo importante, todo lo que sustenta la vida, es abundante: aire, agua, alimentos, y sobre todo, nuestra capacidad de amar y ser amados, de colaborar y apoyarnos unos a otros. Cuando ya no aspiro a nada y soy capaz de reconocer que lo tengo todo, mi hacer se convierte en entrega, mi vivir en dicha de existir. Claro que, no siempre estoy ahí.

5 comentarios:

  1. Me parece una buena apreciación, Ulises. Creo que deberiamos dedicarnos a celebrar la abundancia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre he creido que la tierra es ubérrima, y que tiene para nutrirnos a los habitantes del planeta actuales y a muchos más. El problema como siempre es la repartición que se hace de esa abundancia, junto con ese arquetipo, o pecado capital, o como queramos llamarlo, que nos posee en todo o en parte a los humanos, a saber, la avaricia. Parece que nunca tuvieramos bastante. Además de que mirando a los riquísimos de la tierra, pareciera que cuanto más tienes, más deseas tener.... Cómo podríamos romper de una vez esa creencia, y confiar?

    ResponderEliminar
  3. Realmente que herremientas especificas tenemos para trabajar y descubrir nuestro proposito en la vida? Esto que dicen que hemos escogido ya antes de nacer y que hemos venido a la Tierra justamente para cumplirlo.....si es que nos enteramos?

    ResponderEliminar
  4. jose luis este texto me recuerda mucho el último libro de Charles Eisenstein que he leido " The More Beatiful World our Hearts Knows Is Posiblae" sobre todo cuando habla precisamente de eso de la sociedad basada en Scarcity....sobre todo de tiempo, pero tambien de recursos, y lo plantea como una fantasia que se autoalimenta. habla como sucede en Biodanza que practico desde hace una año y medio, gracias a un simpatico y a amable italiano, francesco, que me la dio a conocer unos breves dias que pase en Tamera. Necesitamos ese tiempo sin tiempo, el tiempo orgánico de la vida.....volver a la tribu que es la humanidad como familia extensa, y mas que decir estas palabras y escribirlas, se trata de vivirlas,sencillamente mas alla de la mente corporeizarlas en la danza, en la existencia,en psiquismo celular del que hablaba Rolando Toro...afectividad y vivencia como lineas de entrañamiento y avance...

    vuelvo a reiterar que todo lo que escribes y cuentas sobre el elder no deja de evocarme la tarea que realiza el psicologo y guia silvestre Bill Plotkin que habla de los consejos de ancianos. su libro Solucraft me encanto, seguido por Nature and Human Soul, acaba de publicar Wild Mind and Wild Soul que no he leido aún, pero habla de un modelo de maduración humana basado en las antiguas sabidurias entrañadas en la tierra y sus misterios como participatorias de lo que somos y semos me atrevo a decir. Ademas pone como ejemplo de elder a Thomas Berry que tantas hermosas cosas dijo sobre la nueva Cosmologia y sus implicaciones en The Dream of the Earth, o Evening Thoughts...
    como suelo decir "las aguas ya eras cristalinas antes de ser cristalinas" el mundo ya era antes del surgimiento del hombre, no creo que "llegaramos de ningun lado" eso implicaria separacion, somos tierra, somos gaia y esa nueva conciencia debe de nacer, desarrollarse, abrirse y expresarse a traves de nosotros.

    la gran pregunta es ¿porque el universo corrio el riesgo de la autoconciencia? ¿porque se atrevio a ir tan lejos creando un ser que tiene una gran capacidad de construccion pero asimismo de destrucción?

    si tuvieran que votar todos los seres vivos que especie deberia desaparecer ¿cual seria?
    ¿somos conscientes?

    el daño a la tierra (Gaia) y todos los ecosistemas y seres que los habitan es tan grande que es tiempo de restaurar, recuperar, rehacer.....y sobre todo reconnocer el daño realizado para que desde esa consciencia se eleve una nueva mirada al mundo que nos rodea y nos contiene....

    no tengo tiempo aun para leer este estudio de como empezar a realizar esa restauracion pero ya es un enfoque distinto del problema, te lo participo

    http://biblio.teluq.ca/LinkClick.aspx?fileticket=ZWYgaFppOxY%3D&tabid=42141&language=fr-CA

    saludos cordiales

    emilio

    ResponderEliminar