5 may. 2014

Alumbrando un nuevo mundo

Durante mucho tiempo he defendido mi ser allá donde he ido, he reafirmado mi identidad una y otra vez, dejando claros mis principios, mis ideas, mi manera de hacer las cosas o de ver el mundo. He levantado mi voz en reuniones, asambleas, encuentros de todo tipo, muchas veces con fuerza, algunas con arrogancia. Y me he enfrentado a quien quiso llevarme la contraria, a quien planteaba otra forma de ver o de hacer. No me ha importando hablar duro cuando ha sido necesario, ni me he preocupado por las consecuencias de ello. Siempre me pareció que estaba defendiendo una causa, aportando luz a una verdad que a muchos se les escapaba, exigiendo justicia por los errores de otros… Sin darme cuenta que sobre todo me estaba agotando, perdiendo energía vital en convencer, imponer o conseguir algo a toda costa. Me siento cansado de tanta lucha, tanta resistencia, tanto esfuerzo por modelar el mundo según una idea que no debí haber hecho mía. Aunque no siempre lo consigo, ahora quiero escuchar, comprender, conectar, saber quién es el otro, más allá de lo que dice o hace, refrenando esa parte de mi que querría contestar rápido y corregir a quien ’se equivoca'. Ahora me gustaría hablar desde donde no sé, desde aquello que se despierta al escuchar la voz temblorosa del otro, construyendo sobre las aportaciones de todos, dando forma a algo que emerge lentamente de un diálogo ininterrumpido en el que todas las voces tienen cabida, alumbrando un mundo que cocreamos entre todos. Y me gustaría encontrar personas que estén dispuestas a hacer lo mismo, a dejar a un lado saberes fosilizados en una memoria traicionera, a arriesgarse a descubrir un camino compartido que no sabemos dónde nos lleva, a convivir con la posibilidad de equivocarse y con la frustración que ello genera, y a seguir adelante, sin dejar de mostrar por ello una sonrisa, sin olvidar una caricia, sin perder la confianza en ese futuro en el que cabemos todos, absolutamente todos los seres de este mundo. Bueno, algunas de estas personas ya hace tiempo forman parte de mi vida. ¡Y me siento muy feliz por ello!

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu palabras, José Luis, por tu sentir y camino, por reconocerte humano, y asi en espejo, dar un paso hacia la siembra de semilla de unidad, cada reconocimiento desde lo individual impacta lo colectivo, al abrir tu corazón, toca las fibras sensibles de otros, y manifiestas un ser pleno en reflexión y apropiación de la sabiduría interna que nos acompaña a tod@s, por igual, solo que hoy te declaras en público, y eso vale un montón, para ti y para los que te escuchamos y avivamos esa siembra de alimento de vida en todas nuestras relaciones llenas de sincero afecto y acciones para la paz. Desde este fogón de las abuelas yo, Luz –Nina curo, te envió un gran abrazo, y me llena de confianza, declararme semilla humana, recordando escuchar , la ternura, el silencio, los abrazos, el respeto, el amor, pues en cada una de mis acciones y las que se reflejan en este espiral consciente del fogón nómada que camina la tierra, hay un ser humano que ama a su madre a su padre a sus abuel@s y este gran padre creador con la madre tierra, inspiradores de esta visión.
    ASI A TU PROPUESTA DIGO SI…DESDE EL FOGON DE LAS ABUELAS DE QUINUA NATIVA, DE LA MANO DE MI HIJO JOAO DA LUA– Palabra de José Luis Ulises Escorihuela … “Me gustaría, encontrar personas que estén dispuestas a hacer lo mismo, a dejar a un lado saberes fosilizados en una memoria traicionera, a arriesgarse a descubrir un camino compartido que no sabemos dónde nos lleva, a convivir con la posibilidad de equivocarse y con la frustración que ello genera, y a seguir adelante, sin dejar de mostrar por ello una sonrisa, sin olvidar una caricia, sin perder la confianza en ese futuro en el que cabemos todos, absolutamente todos los seres de este mundo”
    Gracias infinitas y que este sentimiento pensamiento se multiplique en los 4 rumbos, 7 direcciones, recibiendo todas las bendiciones de esta creación plena de amor y unidad, aha, jallala.
    LUZ ADRIANA PINTO – NINA CURO
    CREADORA Y DIRECTORA DE QUINUA NATIVA

    ResponderEliminar